1/10/15

Reseña #2: Vampire Academy de Richelle Mead

¡Hola, hola! Hoy voy a reseñar este libro, perteneciente a una saga bastante extensa, escrita por la americana Richelle Mead.

Título Original: Vampire Academy
Título en Español: Vampire Academy
Autor: Richelle Mead
Editorial: Alfaguara
Precio: 14.96 €
ISBN: 9788420494234



Obligados a protegerse continuamente de las mortales amenazas de los strigoi (los vampiros más violentos y peligrosos, los únicos que nunca mueren), los dhampir no pueden enamorarse. Son exclusivamente guardianes. Esto se convierte en un problema para Rose cuando descubre que su tutor en la academia de vampiros va a ser Dimitri, por quien se siente más que atraída. El único rival a su medida en la academia es también el único que puede ayudarla a salvar a su mejor amiga… No bajes nunca la guardia... cuando el destino depende de ti. Una original mezcla de géneros: fantasía vampírica, romance, chick lit y policíaco. Un final absolutamente impredecible.


Cuando lo vi por primera vez, pensé que sería un libro típico de vampiros, a lo crepúsculo, en plan humana se enamora de vampiro y tienen una relación complicada y blahblahblah. Lo típico. Pero conforme me leí la sinopsis, y me puse a ello con el primer capítulo, dije "ostia, que esto es diferente".

Ojo, que aunque sea diferente no quiero decir con ello que no tenga tópicos. Que los hay. Cuenta la historia de Rosemarie Hathaway, medio vampiro medio humana, a lo que la autora ha llamado dhampir. El caso es que esta chica, tiene una mejor amiga, Vasilisa Dragomir (telita con el nombre), y ambas están vinculadas. Unidas. Tienen un vínculo muy genial que sólo va en una dirección. Rose puede ver y oír todo lo que Lissa ve y oye, pero a eso añadiéndole que también ve y oye lo que piensa. Pero no tienen nada romántico entre ellas, es una amistad pura y sincera, todo muy bonito. No caigáis en la trampa, que yo también me pensaba que había rollo entre ambas, pero nada de eso.

El caso es que el libro nos cuenta que hace dos años, ellas dos huyeron de la academia a la que iban, St Vladimir, y las razones las vamos viendo poco a poco conforme transcurre el libro. Y empieza cuando ambas son pilladas por un guardián (ay, que se me olvidaba comentar que los que son dhampir, por norma general, protegen a los demás vampiros comunes llamados moroi) que es muy bueno, vamos, que hace que Rose trague polvo. Y las devuelve a la academia.

Vuelven a su vida de antes, estudiando como buenas chicas que son, pero con la condición de que Rose tiene que ponerse al día con lo que ha perdido de clases, y ese guardián tan genial es el que se ofrece para entrenar a la chica. Y sorpresa, sorpresa. Ambos se enamoran, entre patadas y patadas y toma puñetazo por aquí y esas cosas tan románticas, surge un amor muy grande y muy fuerte que ambos ocultan, por supuesto. Él, llamado Dimitri, es siete años mayor que ella, y además su profesor. ¿Cliché? Tal vez.

No voy a juzgar su bonita relación, porque de bonita tiene más bien poca si contamos que hay un psicópata que está atormentando a Lissa, poniendo conejos muertos por ahí para que ella los pueda curar. Porque eh, la chavala tiene poderes místicos que nadie más tiene y puede curar -y resucitar a los muertos, resucitando a Rose hace tiempo lo que hace que estén unidas-. Pero esto es otra historia.

Encuentran al malo, y lo combaten y quedan guay y chachi, lo típico para terminar el libro. Aunque en realidad no quiero desglosarlo (aunque he hecho un resumen muy bueno, sin ironía ni nada). Que sí, que tiene cosas típicas, que sí, que es de vampiros, que sí, que te puedes asustar al ver que son seis libros... Pero bueno, por otra parte debes leerlo porque ella no es la típica sosaína de los libros, que si tiene que pegar una patada en el culo, la pega. Y de hecho, las ha pegado. Lissa es dulce y ella sí es un poco sosa, pero lo bueno contrarresta lo malo. De Dimitri no tengo muchas quejas, aún, porque con él tengo una relación de amor/odio. A veces me cae bien y otras le metería un calcetín en la boca para que no hable. Y Christian, el novio de Lissa, ¡Christian es taaaaaaaan genial! ¿He mencionado antes a Christian? No, pues eso, que Christian es genial con un pasado turbio, pero genial. ¿He dicho ya que Christian es genial? No. No os preocupéis, que este Christian no os va a dar con el látigo.

En conclusión a todo esto, es un libro que si no tienes nada mejor que hacer, debes leer. Es un libro en el que la amistad vale más que el amor, algo de agradecer en estos tiempos. Léetelo, pasarás un buen rato con los comentarios de la protagonista, que es muy maja ella.

29/9/15

Reseña #1: Orgullo y Prejuicio de Jane Austen

Para comenzar con el blog, quiero reseñar un libro al que le tengo un gran cariño, y si bien es cierto que no puedo elegir un libro favorito (sería como darle a elegir a una madre a su hijo favorito), éste se podría decir que es de los que están primeros en mi lista de "obras geniales que me leería una y otra vez y que sin duda recomiendo". Uy, a lo mejor me ha quedado un poco largo el título, pero creo que lo hemos entendido todos.

En fin, a lo que iba, el libro del que estoy hablando no es otro más queee.. *redoble de tambores por favor* ¡Orgullo y Prejuicio! De mi queridísima queridísima Jane Austen, y hago énfasis en queridísima porque me gusta mucho. Muchote. Una pasada.


"Con la llegada del rico y apuesto Mr. Darcy a su región, las vidas de los Bennet y sus cinco hijas se vuelven del revés. El orgullo y la distancia social, la astucia y la hipocresía, los malentendidos y los juicios apresurados abocan a sus personajes al escándalo y al dolor, pero también a la comprensión, el conocimiento y el amor verdadero.


Bien, bien, empezando por el principio (por dónde vas a empezar sino, listilla), nos encontramos con la conversación entre el señor y la señora Bennet, quien le comenta al primero que han alquilado Netherfield Park, y el que lo ha hecho es un joven rico, un potencial que ella ve como futuro yerno y enseguida quiere que se una a la familia. O que una de sus hijas se una a él. Con este joven rico, Bingley, viene otro joven, más rico si cabe que el primero, el señor Darcy. (Ay, suspiritos aquí porque no puedo evitarlo).

A partir de ahí, más o menos, la señora Darcy hace lo imposible para que una de sus hijas se le case, cosa muy lógica teniendo en cuenta su personalidad tan apabullante. Por decirlo de forma suave. Bueno, bueno, se ve que a Bingley le gusta Jane, la hija mayor de los Bennet. Por otro lado, está Elizabeth, Lizzie para los amigos, quien inmediatamente ve con malos ojos a Darcy. Hay odio mutuo ahí, aunque poco a poco, con las conversaciones que van surgiendo entre Darcy y Lizzie (en Netherfield Park, en los bailes...), se va notando un interés por parte del señor Darcy.

Claro que no sería una historia de amor si terminara ahí; hay disputas, riñas, e incluso malentendidos, lo que hacen que sea tan entretenida. Una obra que cuando empiezas a leer, te engancha de tal forma que no sabes a qué día estás, ni la hora que es. A mí me suele pasar que no sé si es la hora de cenar, o la de desayunar.

La verdad es que de esta obra hay como mil doscientos millones de reseñas, de todo tipo, las hay que gusta la novela, y las hay que la ponen por los suelos. ¿Yo? Yo soy de las que la ponen por las nubes porque me encanta, porque si alguna vez escribo una novela, quiero que sea tan bonita, tan preciosa y tan perfecta como esta. Con personajes tan fuertes como Elizabeth, y también tercos como ella, y tan adorables como Darcy.

Y tan idiotas como Lydia, por ejemplo, porque ahí hay un odio fuerte fuerte del que no me puedo desprender nunca, ni la primera vez que lo leí, ni la segunda, ni la tercera, ni... Lo pilláis, ¿no?

En definitiva, si no os ha quedado claro, me encanta. Lo recomiendo una y mil veces, ¡leedlo si no lo habéis hecho! Y si lo habéis hecho, ¡leedlo también porque un libro bueno tiene que ser leído cien mil veces!